Lo ha publicado la revista Science. Se trata de un estudio dirigido por el Laboratorio Nacional del Noroeste del Pacífico (PNNL) del Departamento de Energía de Estados Unidos y llevado a cabo por el Instituto de Investigación Forestal de Birmingham (BIFoR).

Definitivamente, los bosques del mundo están cambiando. Los árboles son cada vez más bajos y más jóvenes y se prevé que la tendencia se mantenga y aumente en el futuro.

¿Por qué ocurre esto? ¿Es bueno a nivel ambiental?

Te lo contamos.

¿Cómo se están transformando los bosques del mundo?

Como no podía ser de otro modo, el cambio climático y la actividad humana son los responsables. Se ha comprobado que, tanto el aumento de las temperaturas como el del dióxido de carbono, están alterando la composición de nuestros bosques.

Hasta ahora, nuestros bosques eran grandes y viejos. Como explica el autor principal de este estudio, el científico Nate McDowell, los bosques frondosos y viejos tienen la capacidad de:

  • Almacenar más dióxido de carbono
  • Albergar una biodiversidad mucho mayor que los jóvenes.

Sin embargo, la tendencia es que cada vez estos bosques vayan a menos y sean sustituidos por otros de árboles más pequeños. 

bosques del mundo cambiando

 

¿Cuáles son las causas de esta transformación?

Este cambio está ocurriendo porque el cambio climático está acelerando la mortalidad de los árboles. Como consecuencia, la selección natural empuja a los nuevos bosques a ser más jóvenes y más cortos.

Por tanto:

  • Se reduce su capacidad de almacenar carbono.
  • Cambia la biodiversidad que habita estos bosques, dejándonos una incertidumbre sobre cómo será la próxima generación.

El estudio ha identificado las siguientes causas:

Aumento de las temperaturas

Este aumento del calentamiento limita la fotosíntesis. En consecuencia, se da un menor crecimiento, mayor mortalidad y regeneración más pobre. Este hecho induce al surgimiento de árboles más jóvenes.

Tala (actividad humana)

Las cosechas de madera tienen un gran impacto en esta transformación. Cuando los bosques resurgen en el área cosechada, los árboles son más pequeños y se reduce la biomasa.

Aumento de incendios forestales

Tras un incendio forestal, el crecimiento de las plantas puede ser muy lento o incluso inexistente.

Aumento de las sequías

La sequía puede causar directamente la muerte del árbol o aumentar la proliferación de insectos o patógenos que atacan a los árboles.

Perturbaciones bióticas

Producidas por insectos, bacterias, hongos y enredaderas. Cada año, la pérdida de insectos provoca una reducción del almacenamiento de dióxido de carbono equivalente al emitido por 5 millones de vehículos. Las enredaderas asfixian a los árboles hasta su muerte. Hongos y bacterias alteran los ecosistemas.

 

Se ha comprobado que unos niveles altos de dióxido de carbono en la atmósfera podrían beneficiar al crecimiento de los bosques, aumentando su tasa de crecimiento y de producción de semillas. Sin embargo, para que se dé esta condición es necesario que estos bosques jóvenes cuenten con abundantes nutrientes y agua. La mayoría de bosques del mundo tienen limitaciones de nutrientes y de agua.

En conclusión, no parece muy positiva esta transformación en nuestros bosques, tendencia que se prevé continúe en adelante. ¿Qué opinas tú?


HACEMOS TRABAJOS FORESTALES DE PREPARACIÓN DEL TERRENO PARA REFORESTACIÓN CON NUESTRAS RETROARAÑAS

Infórmate aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies