Gran Canaria sufre el incendio forestal más grave de España en los últimos seis años

Con el incendio ya estabilizado y con fecha de 22 de agosto de 2019, hemos querido recopilar en este artículo los principales hitos e informaciones para entender qué ha ocurrido en el incendio de Gran Canaria que ha asolado la isla este mes de agosto.

Los datos tras el desastre

  • Casi 10.000 hectáreas quemadas
  • En un perímetro de 112 kilómetros
  • 9000 personas evacuadas en 48 núcleos urbanos
  • 50 metros de altura llegó a alcanzar el fuego
  • 700 efectivos terrestres desplegados
  • 18 medios aéreos trabajando en la zona afectada
incendio de gran canaria bomberos

Bomberos trabajando en la extinción del fuego en Gran Canaria. (EFE)

 

Cómo se inició el incendio de Gran Canaria

El pasado sábado 17 de agosto se desencadenaba en incendio de Valleseco, el más grave ocurrido en España desde 2013 y que ha arrasado casi 10.000 hectáreas de la isla. En este caso, se baraja como posible causa una chispa generada en las líneas aéreas eléctricas.

Comenzó con una llama en el barranco de los Pajaritos de Valleseco. La chispa desencadenó el peor siniestro forestal en España en seis años, agravada por las condiciones meteorológicas existentes en la zona. El interior de Gran Canaria estaba en alerta naranja por haberse superado los 37ºC en muchas zonas sensibles.

La «Regla del 30», que está detrás de las peores catástrofes forestales, se cumplió. Con más de 30ºC de temperatura, más de 30 km/h de viento y menos de un 30% de humedad, en cuestión de minutos el fuego se expandió.

incendio de gran canaria medios aéreos

Varios medios aéreos descargan agua sobre el Parque Natural de Tamadaba. Ángel Medina G. EFE

 

Las zonas afectadas y las consecuencias

El municipio más afectado ha sido Artenara, con un 60% de su territorio perjudicado por las llamas.

El Parque Natural de Tamadaba también ha sido afectado. Se ha señalado que, en algunos puntos de este espacio natural, el fuego alcanzó los 50 metros de altura, devorando pinos de 25 metros de alto. Aunque se ha temido por la destrucción de este pinar protegido, finalmente se ha concluido que ha sido un fuego un poco más superficial y menos destructivo.

Se lamenta la posible destrucción de algunas plantas autóctonas, muy importantes para la biodiversidad de Gran Canaria. Por ejemplo, la cerraja de don Enrique, especie endémica que cuenta con menos de cien ejemplares censados en todo el mundo y que se encontraba en la zona incendiada. En total, se teme por la desaparición de hasta 8 especies de plantas autóctonas.

En cuanto a la fauna, hay reptiles afectados y también aves, como la paloma rabiche, que en los últimos años se había intentado reintroducir en el ecosistema canario tras su desaparición.

Afortunadamente, no se han lamentado pérdidas de vidas humanas.

 

Críticas a la gestión forestal

El suceso ha desencadenado numerosas críticas a la gestión forestal. A grandes rasgos, se ha criticado una previsión insuficiente.

Los vecinos de la zona llevaban años pidiendo a los ayuntamientos que actuaran sobre la maleza que rodeaba sus municipios, y se quejan de la desidia existente respecto a este tema.

Los propios bomberos canarios han señalado una mala gestión política de las emergencias en Gran Canaria por parte de las autoridades. Denuncian los recortes, que han revertido en falta de personal o en horas extra no pagadas.

Por último, se ha criticado la existencia de pinocha en los montes. La pinocha son las acículas de los pinos, que son una golosina para las llamas en verano, cuando están secas y cubiertas de resina. Está muy presente en los pinares afectados por los últimos incendios. Antiguamente los ganaderos la recogían para acolchar establos. Ahora el Cabildo obliga a pedir permiso para su recogida, una burocracia por la que muchos no están dispuestos a pasar.

Algo similar ocurre con las cabras salvajes, a las que el Cabildo lleva algunos años dando caza. Ahora se subvenciona el que los ganaderos lleven a pastar sus cabras de manera ordenada para que eliminen la maleza y creen cortafuegos, pero el pastoreo es una actividad cada vez más abandonada.

 

Previsiones de futuro

Antonio Morales, presidente del Cabildo de Gran Canaria, ha incidido en que su administración seguirá reverdeciendo la isla.

Consciente de que se enfrentan a un importante reto de futuro,y agradeciendo a los casi 1000 profesionales en extinción canarios y españoles que han ayudado a la isla, ha llamado a la unidad civil y de las administraciones para recuperar su paisaje natural.

«Habrá campañas de plantación para potenciar los espacios verdes grancanarios», ha añadido.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies